Fernando Romay: En este mundo el fracaso está muy penalizado

Santander (EFE).- El exjugador de baloncesto Fernando Romay opina que por las redes sociales «parece que nadie es feo y nadie fracasa», por lo que «el fracaso está muy penalizado».


«Hay de todo, hay bonito, hay feo, vamos a aprender a superarlo y escuchar más», ha señalado Romay, en un encuentro en Santander sobre el talento, en el que ha reivindicado al individuo dentro del equipo.


El exjugador ve el equipo como «un mosaico de piedras de diferentes colores» que forman «una figura perfecta», compartiendo el interés de que cada integrante «representa algo verdaderamente importante». «Yo creo en la diferencia, porque soy distinto», ha dicho.

La seleccion de baloncesto, ejemplo de union

Romay ha comparado la selección masculina de baloncesto actual, ganadora del Eurobasket, con su generación, cuando no eran «una selección, sino un equipo».

Y opina que la generación actual comparte la misma filosofía de unión y por eso se hacen llamar «La Familia». «Es una forma de equipo con una unión tremenda», ha apuntado.

EFE/ Juanjo Martín


«El hecho de que tengan cosas que nosotros hayamos aportado es de vital importancia para que el equipo nacional siga ganando campeonatos como ganaron este verano», ha sostenido.

Además, ha comparado los objetivos personales con los objetivos que se ponen los equipos de baloncesto y ha repetido la alusión al último campeonato de Europa, en el que, ha señalado, «a priori» ganarían Serbia, Grecia o Eslovenia.

El valor de la autoconfianza


A los jóvenes asistentes a la conferencia, Romay les ha pedido que no tengan miedo al fracaso y que «salgan de su zona de confort», mientras que a los mayores les ha dicho que trasladen «lo que han aprendido».

Ha subrayado, además, la importancia de creer en uno mismo y que los demás «crean» y ha recordado que cuando entró a jugar en el Real Madrid, con 14 años, «era un verdadero truño de jugador», pero le cogieron porque creyeron en él.


Romay ha invitado a los asistentes a «crecer y aprender» todos los días, ya que a su juicio, el mundo cambia rápidamente. «O corremos cuatro veces más rápido o nos quedamos atrás», ha advertido.

Todos podemos ser líderes en un grupo


Respecto al liderazgo, ha opinado que «el líder total no existe» y ha esgrimido que los integrantes de un equipo tienen cada uno una «clarividencia en momentos concretos», por lo que ha insistido en la necesidad de comunicarse.


«El miedo se combate con la comunicación», ha añadido el exjugador, quien ha grabado que durante sus primeros partidos, cuando estaba «agobiado» sus compañeros le ayudaron a bregar con diferentes situaciones.