Kiev reducida a ciudad fantasma a medida que se acercan los tanques rusos | | edición en inglés

Kiev, una bulliciosa capital europea de 4 millones de habitantes, se ha convertido en un pueblo fantasma. En medio de sirenas de ataque aéreo y un toque de queda, los residentes de la ciudad están huyendo o refugiándose del bombardeo mientras las fuerzas rusas se acercan.

El espeluznante silencio solo se rompe con las sirenas, las campanas de las iglesias y los bombardeos y disparos esporádicos que se pueden escuchar en toda la ciudad que no ha visto un ejército extranjero desde que las tropas nazis la invadieron hace más de 80 años.

Los que quedan solo salen a la calle a comer. Solo un par de tiendas han permanecido abiertas en el centro de la ciudad. Incluso los restaurantes de comida rápida dejaron de servir hace dos días.

(…)