Las deportistas afganas de combate pasan a la clandestinidad para esquivar a los talibanes | | edición en inglés

La prohibición talibán de los deportes femeninos ha obligado a las jugadoras de taekwondo afganas a practicar de forma clandestina.

La situación no ha debilitado la moral de los integrantes del equipo, acostumbrados a ir a contracorriente en una sociedad afgana conservadora que busca relegarlos a sus hogares.

Tal es el caso de Farzana Frotan.

Su participación en el Campeonato Mundial de Taekwondo de 2015 y una medalla de oro en el torneo internacional de taekwondo de la WTF de 2016 en Tayikistán no le valieron una exención de prohibición de los talibanes.

“Soñaba con convertirme en campeón, no solo en competencias internacionales sino también en los Juegos Olímpicos. Pero ahorita me quedo en casa y no puedo ni ir al club”, dijo Frotan a Efe.

(…)