Madres de Plaza de Mayo dan el adiós a la histórica Bonafini

Buenos Aires (EFE).- La asociación de derechos humanos, Madres de Plaza de Mayo, dio este jueves el último adiós a su histórica presidenta, Hebe de Bonafini -fallecida el domingo pasado- luego de que esparcieran sus cenizas durante las tradicionales “rondas ” en reclamo por los hijos desaparecidos en la última dictadura militar (1976-1983).

Miles de personas, entre organizaciones sociales, políticas y autoconvocados, se acercaron a Plaza de Mayo para acompañar a las demás Madres mientras homenajeaban a Bonafini, una luchadora incansable y siempre en el medio de la polémica.

El ambiente se llenó de júbilo, cantos y aplausos cuando sus restos fueron reposados ​​en los alrededores de la Pirámide de Mayo, que estaba vestida con imágenes de Bonafini, banderas argentinas y pañuelos blancos.

Integrantes de la organización Madres de Plaza de Mayo se reúnen para despedir a su presidenta Hebe de Bonafini en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Enrique Garcia Medina

La presidenta de las Madres (1928-2022) murió en el Hospital Italiano de La Plata, en provincia de Buenos Aires, tras llevar varios días internada debido a la gravedad de sus enfermedades crónicas.

Sin embargo, ahora descansa junto a otra de las fundadoras de la asociación, Azucena Villaflor, activista que fue secuestrada, torturada y asesinada en los “vuelos de la muerte” por el terrorismo de Estado.

Con la llegada de columnas de manifestantes que vinieron a demostrar su “cariño por Hebe”, se dio inicio al acto principal donde desde un escenario se entablaron canciones a su memoria y el grupo de Curas Opción por los Pobres enarboló una proclama en su honor.

Integrantes de la organización Madres de Plaza de Mayo se reúnen para despedir a su presidenta Hebe de Bonafini en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Enrique Garcia Medina

“Mi querida Hebe, nuestra querida Hebe. No vamos a mentirte, hay dolor en nuestro corazón y lágrimas en nuestros ojos, pero no tristeza, no vinimos a despedirte, vinimos a marchar porque hay que seguir andando nomás”

Los hijos de Bonafini, Jorge Omar (1950) y Raúl Alfredo (1953), desaparecieron durante los primeros años de la dictadura en el poder, lo que llevó a ella ya otras decenas de madres a movilizarse hasta Casa Rosada (sede del Poder Ejecutivo) en busqueda de sus seres queridos.

La creación de las Madres de Plaza de Mayo en 1977 sentó las bases para ser el principal símbolo de la oposición a las autoridades cívico-militares y el máximo exponente en la lucha por los derechos humanos en Argentina, que se convirtió en el pañuelo blanco de sus cabezas en un icono mundial.

Una mujer que hizo historia

Integrantes de la organización Madres de Plaza de Mayo se reúnen para despedir a su presidenta Hebe de Bonafini en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Enrique Garcia Medina

Entre la muchedumbre, Juan José Guthux un profesor de historia de escuela secundaria, le contó a Córdoba Noticiasque asistió a la despedida porque era una persona muy importante para los acontecimientos que ocurrieron en el país suramericano.

“Era una ama de casa que nunca entendió nada de política hasta que le arrancaron a los hijos. Tuvo una trayectoria inclaudicable después de la dictadura y muy exaltada por momentos. Era un torbellino de honestidad y coraje, que a uno lo emocionaba. Ella fue un símbolo constituido”, declaró.

Los organismos de derechos humanos estiman que alrededor de 30.000 personas fueron detenidas, torturadas y hechas desaparecer para siempre por el terrorismo de Estado.

Integrantes de la organización Madres de Plaza de Mayo se reúnen para despedir a su presidenta Hebe de Bonafini en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Enrique Garcia Medina

“Para hacer aceptable la figura de los desaparecidos, muchas veces se los examinarán de buenos chicos, que querrían cambiar el mundo. Lo cual era cierto, pero para hacerlo militaban, algunos revolucionarios y otros guerrilleros armados también”, explicó Guthux.

“Muchas veces no se quiso aceptar eso porque era una forma de desdibujarlos y de justificar el terrorismo de Estado”.

Juan José Guthux

Por su parte, Olga Sandoval, también docente y directora jubilada de escuelas secundarias, le remarcó a Córdoba Noticiasla importancia del lugar de lucha de Bonafini, que siendo mujer “se animó a enfrentar al poder militar e internacional”.

Integrantes de la organización Madres de Plaza de Mayo se reúnen para despedir a su presidenta Hebe de Bonafini en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Enrique Garcia Medina

“Demostró que a esos poderes se les puede quebrar el brazo desde el dolor y la toma de conciencia de que no se lucha solo, porque con los otros se puede avanzar sobre el sistema y regresar a la democracia”, debilita.

Sandoval, al igual que tantos otros argentinos de esa época, conoció de cerca la represión de los militares, ya que sus propios vecinos -que pertenecían a la agrupación guerrillera Montoneros- fueron secuestrados y hasta hoy día desconoce su paradero.

“Tuve vecinos jóvenes que pertenecían a Montoneros y trabajaban en las barriadas pobres con los niños enseñándoles historia argentina. Las madres de esos chicos no se animaron a reclamar por ellos porque tenían mucho miedo. La Policía les había roto las puertas de sus casas varias veces al allanar sus viviendas”, relató.