Tibia recepción para el Pacto Climático de Glasgow diluido | |

Sin champán ni palmadas en la espalda: la 26ª Conferencia de las Partes sobre el Clima de las Naciones Unidas (COP 26) concluyó aquí el sábado, un día más tarde de lo previsto, con la ratificación de un acuerdo debilitado en el último minuto para dar cabida a las objeciones de India.

Con los ojos llenos de lágrimas, el presidente de la cumbre, el exsecretario del gabinete británico Alok Sharma, se atragantó cuando imploró a los delegados que aprobaran el Pacto Climático de Glasgow a pesar de la «profunda decepción» por la maniobra de Nueva Delhi.

«Creo que podemos decir con credibilidad que 1,5 ° C está vivo. Pero su pulso es débil», dijo, refiriéndose al objetivo del Acuerdo de París de 2015 de limitar el aumento de las temperaturas medias a 1,5 grados centígrados.

«Se ha hecho historia aquí en Glasgow», dijo Sharma al final de dos semanas de intensas y difíciles negociaciones. «Este es un progreso real para mantener 1.5 al alcance».

Aun así, agregó, «sigue existiendo una brecha entre los objetivos a corto plazo y lo que se necesita para alcanzar la meta de París. Ese trabajo debe comenzar ahora».

El borrador del acuerdo final incluía una resolución para acelerar la eliminación de la energía del carbón y de los subsidios a los combustibles fósiles.

(…)